Los tres niveles del horóscopo

13.9.15

Los Planetas para la Astrología Esotérica








La Conciencia y los Planetas

Para la astrología esotérica el significado de los planetas y por tanto su tipo de influencia depende del tipo de conciencia que debe gestionar su energía. Es decir, el poder de un planeta no es fijo porqué su influencia está supeditada a la conciencia en constante evolución.

En este sentido podemos decir que el poder espiritual que fluye a través de un planeta tiene relación directa con el nivel espiritual que atesora la conciencia que refleja sus energías.

Dicho de otra forma, la utilidad de un buen libro o una gran idea dependen en gran medida de la conciencia que lee, interpreta, asume y aplica en su vida cotidiana dicho libro o idea.


Alma – Personalidad

Este articulo se desarrolla inspirado en las dos lineas de fuerza principales que afluyen a la conciencia de un ser-humano de “tipo medio”, donde la fuerza mas personal, (instintiva-egoísta-materialista), se entremezcla con la fuerza del alma (intuitiva-comprensiva-sacrificada). .

Debido a la suma importancia que tienen estos dos aspectos en nuestra conciencia, las diferentes características espirituales o/i materiales de los planetas que a continuación se describen deben ser interpretadas con su debido cuidado, flexibilidad, imaginación, honestidad, sentido común e inclusivo razonar.

Transmutar o trascender el poder exotérico o significado tradicional de un planeta hacia su significado mas esotérico solo se puede lograr adquiriendo conciencia de Alma a través del esfuerzo “por seguir en el camino” con la practica de la meditación, la auto-reflexión, la disciplina de los cuerpos inferiores, la inofensividad y el correcto servicio, actitudes que permiten poco a poco percibir, comprender y utilizar el aspecto mas espiritual de un planeta frente a su aspecto mas evidente o materialista

No se trata de controlar o inhibir el poder activo-material de un planeta sino mas bien de evolucionar (adquirir experiencia y conciencia) a través de él para así comprender la posible cualidad-utilidad esotérica que su poder exotérico amaga. Como ya sabemos el significado mayor siempre incluye el menor.






Características de los planetas



Urano: “la mente cósmica”
Urano es el Origen, la Mente Cósmica a través de la cual fluye la Idea Primera que imprime su poder en la Materia. 
 
En conciencias muy avanzadas es el correcto “impacto” que ejerce en la mente el poder de una idea epiritual genuina. Esto trae consigo una Nueva actitud mental que permite unir de forma espontanea o natural “la voluntad divina” asentada en el chakra coronario con la “voluntad de la materia” asentada en la chakra base. Esta unión necesariamente se materializará en el entorno de estas conciencias como servicio o actividad espiritual.

Desde su reflejo en una conciencia mas mundana las características de Urano son las ideas originales creadoras de desapego, individualismo y libertad para actuar, pero que en conciencias egoistas comporta imprevistos, desconexión, actitudes egocéntricas, excéntricas, erráticas y a menudo también destructivas.

La conciencia de alma tiene la capacidad de desapegar a la mente de los asuntos personales y esta impersonalidad es el primer paso para ser receptivo a las ideas cósmicas que fluyen a través de Urano.


Neptuno: “el sentimiento celestial”
Neptuno es el “dios del agua”, a través suyo fluye la Divina Emoción que permite el “leitmotiv”, aquel Ideal Sensible que motiva en la Materia el Amor que siente, comparte, relaciona y ama.

Neptuno, en las conciencias muy avanzadas, es la cualidad que, a través de un plexo solar sereno, es decir no agitado por el deseo, presiente la “emoción divina” en el corazón gracias a la intuición. Solo las aguas tranquilas pueden reflejar con claridad la luz del cielo

En una conciencia egoista Neptuno se muestra como la idealización engañosa forzada por el exceso de deseo inferior. En este caso la agitación del plexo solar por la excesiva emoción arrastra y confunde a la mente obligando-la a depender o/i a justificar dicha idealización. En este caso las aguas revueltas no pueden reflejar la claridad del cielo. El corazón ofuscado necesita y debe atender la sabiduria del Alma por encima de la personalidad emocionada, solo entonces a través de Neptuno afluye el sentimiento divino o incluyente.


Saturno “la ley de la materia”
Saturno es Ley que rige a la Materia a través de la cual fluye la evolución inteligente y ordenada de nuestro sistema.

Saturno, en conciencias avanzadas, es la inteligente actitud a través de la cual la conciencia es capaz de transmutar la fuerzas creativo-inconscientes del centro sacro en las fuerzas creativo-conscientes del chakra garganta.

Si las circunstancias creadas por Saturno son inteligentemente valoradas por la conciencia implicada se convierten entonces en el trampolín hacia una vida mas fructífera y ordenada, Saturno es aquí el “dios de la oportunidad”.

Desde su reflejo en una conciencia mas materialista Saturno se muestra como “el dios de la dificultad” o la circunstancia creadora de frustración. En este caso no hay conciencia de Alma, y la conciencia personal es incapaz de comprender o aceptar la negación de aquello que tanto desea. En este sentido no nos cansaremos de repetir que la frustración saturnina, si es inteligente y amorosamente tratada, es la gran oportunidad para que la conciencia “pare”, reflexione, ordene y escoja conscientemente el próximo paso a dar o camino a seguir.



. . . . .

En ultima instancia, en nuestro sistema solar, estos 3 primeros planetas son la síntesis final de la Divina Trinidad expresada como: Voluntad (Urano) – Amor (Neptuno) - Inteligencia (Saturno)

. . . . .




Júpiter “la generosidad del todo”
Desde su aspecto mas espiritual Júpiter es la cualidad que permite incluir en Un Todo los todos. A través de Júpiter fluye el Sabio Amor que genera la unión en la diversidad.

En conciencias conscientes del Alma la cualidad jupiteriana permite “pensar con el corazón”, es decir, permite la comprensión incluyente.

En conciencias mas personalistas Júpiter sigue siendo el poder de ser generoso pero mas bien desde su propio interés con los peligros de exclusión que ello conlleva. A través de este tipo de conciencias no puede fluir adecuadamente la comprensión del corazón porque su mente esta excesivamente centralizada en su yo inferior.


Marte “la divina rebeldia”
Desde su aspecto mas espiritual a través de Marte fluye el poder de concentrar, activar y dirigir la fuerza de la materia hacia un objetivo espiritual.

Marte, “el dios de la guerra”, en una conciencia espiritual avanzada, es la implicación activa, el coraje y la persistencia que utiliza las fuerzas básicas (chakra sacro y plexo solar) mas personales en pos de aquel valor o objetivo espiritual en el que se cree.

Desde su reflejo en una conciencia mas mundana Marte es la rebeldía egoísta que impone su poder personal, “lo que yo quiero”, a través de la acción agresiva.

Diríamos que Marte deja de ser agresivo para ser un “noble guerrero” cuando es la conciencia del Alma y no la personal la que prioriza la necesidad o el objetivo por el que hay que luchar.



La Tierra “la diosa madre”
Desde su aspecto mas espiritual la energía de la Tierra es el Campo de la Experiencia donde la leyes que presiden la relación entre lo espiritual y material pueden ser vivenciadas. La fecundidad de la Tierra es el fruto de dicha relación.

Para una conciencia evolucionada la vida terrenal es la oportunidad para demostrar a través del servicio altruista practico (fecundo) la relación existente (en esa misma conciencia) entre espíritu y materia.

Para una conciencia mas egoista, es decir menos incluyente, la tierra es el lugar para experimentar el poder destructivo que implica no ser espiritual. La actitud egoísta es durante mucho tiempo (vidas) la actitud natural de una personalidad en crecimiento, por tanto, en según que conciencias, puede ser una actitud necesaria y fructífera, pero en el caminar evolutivo siempre llega el día en que dicha actitud se nos vuelve en contra si no reconocemos en la conciencia la cualidad superior del Alma por encima de la mas personal.


Venus “la diosa de la belleza”
A través de Venus fluye la cualidad que permite Armonizar el Amor con la Materia concretando así la Belleza en la Forma.

Venus en una conciencia que atiende al Alma es el amor inteligente o equilibrio generador de silencio; silencio que evoca o despierta los sutiles matices emotivos (situados en el plexo solar) como son el color-tonalidad-sentimiento-sensibilidad o melodía creadores todos ellos (a través del chakra garganta) de la Belleza

El silencio es la antesala para la llegada de las “musas o ángeles constructores”, la antesala para la espontanea inspiración y su expresión, y no hay que olvidar que todo aquello que es bello es bueno, y por tanto es espiritual, positivo, benigno, y necesario.

Desde su reflejo en una conciencia mas primitiva, donde el deseoso plexo solar y su correspondiente actitud mental todavía son excesivamente bruscos o poco refinados, Venus es la belleza evocada por el deseo-inferior, que por otro lado, para este tipo de conciencias también es positiva necesaria y benigna.


Mercurio “el dios de la comunicación”
Mercurio es la cualidad que permite la Interrelación de las diferentes partes que pertenecen al Todo Divino.

Mercurio, en una conciencia con experiencia de Alma, es la intuición (forma mental divina) que permite relacionar desde el correcto razonar lo que hasta entonces estaba dividido. Desde el chakra entrecejo, “la agilidad” mercurial toma contacto, razona, maneja, relaciona y por tanto unifica las dualidades implicadas en el proceso evolutivo de dicha conciencia.

Desde su reflejo en una conciencia mas mundana, donde el deseo tiene tendencia a no ser equilibrado, Mercurio es la fluidez mental sin sentido, inestable, sin constancia, caprichosa, ingenua, rebuscada, con ideas y razones no justificadas o excesivamente justificadas, en definitiva, una mente “parlanchina” condicionada por el deseo excesivo.


Vulcano “el dios forjador”
A través de Vulcano fluye el poder de la Vida que moldea el Propósito Espiritual en la Forma Fisica. Si hablamos de Vulcano, Vida, Propósito Espiritual y Forma Física son conceptos indivisibles.

En conciencias muy avanzadas la voluntad espiritual asentada en el chakra coronario es utilizada conscientemente para forjar un cuerpo físico, a través del cuerpo vital o 7 chakras, acorde con dicha voluntad espiritual. Como se puede suponer esta es una actitud que demanda un nivel de conciencia muy avanzado.

En la conciencias no tan avanzadas Vulcano también es la voluntad espiritual forjada en el cuerpo físico a través de la Vida reflejada en el cuerpo vital, aunque, como es lógico pensar, lo forjado por Vulcano estará íntimamente relacionado con el nivel espiritual y las condiciones del cuerpo vital de cada una de dichas conciencias.


Plutón “el dios de la transformación”
A través de Plutón fluye el poder espiritual que permite la Destrucción que allana el camino a la Buena Nueva que está por llegar. En Plutón se amaga la riqueza que trae consigo la transformación espiritual.

Plutón, “el dios del hades”, tiene contacto con aquellas “fuerzas oscuras” de la materia capaces de “matar” o transformar, desde el chakra base linea columna vertebral-cerebro, todo tipo de emociones o patrones mentales caducos e innecesarios para la correcta evolución.

Llevar a cabo esta actitud de forma plenamente consciente es sumamente difícil; lo que si es mas posible, a través de la conciencia de Alma con su característica flexibilidad mental, es ser un “aliado” de las fuerzas, que por destino evolutivo, nos influyen a través Plutón.

Desde su reflejo en una conciencia mas mundana Pluton es el poder destructor generado por el deseo excesivamente intenso, apegado y “oscuro, vinculado con la riqueza atrayente de la materia densa, reflejada como sexo, dinero o poder. Este tipo de conciencias solo puede entender la destrucción plutoniana como un reflejo de las “fuerzas oscuras” inconscientes e incontrolables que vienen del exterior.









Los planetas mas importantes según sea el horoscopo

Los planetas, por orden de importancia, a considerar y reflexionar por la conciencia de alma son:

  • El regente esotérico del signo ascendente. Este planeta debe ser reflexionado y utilizado desde su significado como regente esotérico y no tanto exotérico, ya que sus cualidades solo pueden ser utilizadas cuando rige la conciencia de Alma.

  • Cualquier planeta en conjunción angular (As, Mc, Dc, Fc). Estos planetas tienen una prominente poder de condicionar la expresión externa del sujeto y su entorno, por tanto merecen ser atendidos con gran sabiduría por parte de la conciencia en cuestión. Ellos, en su forma de actuar, pueden reflejar claramente la dualidad de conciencia expuesta al principio del articulo, y por tanto es nuestro deber reflexionar y trabajar con el significado de sus energías subjetivas así como también con sus efectos mas objetivos.

  • Saturno, Neptuno y Urano. Estos tres planetas, en conciencias con ya cierta capacidad espiritual consciente, hacen siempre una clara referencia al Alma, por tanto es importante reflexionar sobres su posición en el horóscopo tanto por signo, regente y casa pero sobre todo por sus aspectos “duros” (cuadratura, oposición, conjunción) con los planetas mas personales como Venus, Mercurio, Marte, Tierra, Sol y Luna.

  • El regente exotérico del signo solar. Es importante entender que la cualidad de conciencia que este planeta realza está muy relacionada con las tendencias de la personalidad, tendencias, que como ya sabemos, con el tiempo se deben ir supeditando a la creciente conciencia de Alma mas relacionada con el regente esotérico del signo ascendente.

  • El regente esotérico del rayo del Alma y el regente exotérico del rayo de la Personalidad. Estos dos planetas, sobre todo el primero, en verdad son los dos mas importantes*, el problema es que muchos de nosotros todavía no tenemos un verdadero conocimiento de dichos planetas, ya que solo con el horoscopo en la mano no es suficiente para saberlo, sino que se hace necesario el tiempo y una constante y honesta reflexión sobre las diferentes posibilidades que creemos poseer. Por tanto y debido a las muy razonables dudas existentes, es mejor centrar nuestra mayor atención en los 4 primeros puntos, hasta lograr con el tiempo una mayor auto-confirmación sobre las cualidades de estos dos planetas tan condicionantes.




Atender al Alma es mirar al “Espíritu en el Cielo” con atención serena y a la “Personalidad en la Tierra” con comprensión activa. La primera mirada nos trae la intuición o camino a seguir, la segunda nos trae la curación o servicio practico.





* Hay bastantes artículos en nuestro blog que hacen referencia a los 7 rayos y sus correspondientes 7 planetas sagrados regentes. 


David C.M.