Los tres niveles del horóscopo

21.12.15

PLENILUNIO DE CAPRICORNIO





PLENILUNIO    DE    CAPRICORNIO

Las energías que ingresan desde el Universo afectan a todo ser humano creado. El impacto será proporcional a la atención y compromiso adquirido por cada uno de nosotros para que esa intensa energía de vida polarice nuestros pasos hacia una vida adecuada a la meta escogida de acuerdo  con la mayor incidencia en la que cada Energía de Rayo sea reconocida por nuestro ser interior.

Cada servidor comprometido con la Sabiduría Eterna ha de sentir a través de la ayuda que llega con las fuerzas de un Signo como Capricornio que ha de estar activo en alguno de los movimientos humanitarios, sociales, artísticos, políticos o filosóficos.

En una forma especial el mayor compromiso que el discípulo o aspirante debe vivir con profunda entrega en este tiempo nuestro, sea quizás el humanitario, viviéndolo no de forma solamente espiritual y con buenas intenciones, que lógicamente son necesarias, sino en la forma activa que su nivel o situación en este ciclo de vida le permita.

En uno de los estadios en el Signo de Capricornio, la relación con el poder, el dominio de la material y la posesión de las riquezas al precio que sea y el uso indebido de las oportunidades que ofrece la política, se hace patente.

Espejismos, autoengaños, indiferencia o bien pensar que todo “esto” no va con nosotros, es uno de los peligros que pueden enfatizar por la importancia de esta Luna Llena, todo cuanto acontece a nuestra humanidad.

La involucración es, debe ser una obligación total en todo ser que ha despertado, para que tantas cadenas que oprimen, matan y angustian cambien y en profunda reflexión, invocando la pureza del alma, actuar y comprender que no solo con observar y –en exceso hablar y opinar- es suficiente.

Escucho comentar a veces a personas, que no ven televisión, que no quieren saber nada porque les supera todo cuanto acontece. Esta es la forma de actuar del tibio de corazón. Movimientos, protestas no desde la violencia, reuniones, informaciones desde múltiples lugares de personas que entienden hacia donde puede desembocar la frenética carrera hacia la no comprensión de lo que sucede, han de servir de despertador en estos días en los que una de las energías que más nos obligan a la transfiguración, nos conviertan en esta Luna Llena en parte de esos grandes seres que a través de su misión, realizaron en Capricornio cambios revolucionarios en nuestro Planeta.

Tampoco olvidemos que ese Marte guerrero se exalta en este Signo en el cual Júpiter y Neptuno pierden fuerza.

Hemos de invocar y sentir en nuestra mente superior la pureza que nos puede ofrecer la fuerza del Tercer Rayo para que cada palabra nacida de ese pensamiento lleve las semillas constructivas necesarias. El Quinto Rayo a través de Venus está igualmente activo

Una y otra vez hemos de recordar que Plutón el transformador de Almas, el que no detiene la fuerza de su Primer Rayo se encuentra en ese imponente Signo y está consiguiendo revolcones en regímenes políticos, en el despertar de muchas personas jóvenes, en la innegable visión de la mentira y de lo que ya está caduco y tan solo oprime.

La mentira bajo la fuerza de estos elementos unidos a Saturno en Sagitario, nos pide  ese compromiso, en la medida de cada cual. Nos ruega que seamos dignos de la síntesis que se encuentra en Capricornio bajo cuyas energías han nacido grandes Seres.

Dentro del fanatismo de la mirada errada de la religión, este año las intensas fuerzas que inciden desde el 21 al 28 de Diciembre, recaen en que la Luna Llena sea el día 25, fecha especial para un gran sector de la humanidad.

El verdadero significado de estos días ha de ser más que nunca lo que nos estimule hacia una tensión espiritual que merme fuerzas a la oscuridad que se hace patente precisamente para evitar ese cambio imparable de consciencia en el conjunto de la mente planetaria.

Siempre este Signo, Capricornio, es de importancia vital pero hoy como personas que compartimos como humanidad y como un Todo las inquietudes, los propios sufrimientos, que observamos con discernimiento y criterio los movimientos de quienes ostentan el poder, así como de quienes ofrecen la propia vida para un bien mayor, comprendemos la especial importancia de esta Luna Llena, fundiéndonos en esa meditación con el Amor puro.

Consigamos que el bello axioma que define a Capricornio, “Estoy perdido en la Luz suprema, sin embargo, vuelvo la espalda a esa Luz” nos lleve al verdadero sentido de ayuda, de olvido de uno mismo, de amor y servicio a los demás.

El amor nos inunda en estos días en los que el sentido cristico es la energía, la luz, el amor total que deseamos compartir con todo el universo, recordando que esa fuerza, el Amor, es la más intensa que existe.


Con ese inmenso amor mencionado, compartimos el sentido único de los días que vamos a vivir.

Joanna


9.12.15

NOVILUNIO EN EL SIGNO DE SAGITARIO

 





 


NOVILUNIO EN EL SIGNO DE SAGITARIO


Vamos a vivir de nuevo ese especial período de Luna Nueva. Un tiempo en el que las energías desde el firmamento se precipitan en nuestro interior y para ello es necesario que ese interior esté en calma, en silencio algo que tiene una relación directa con Sagitario Signo que sigue fluyendo en estos días en los que nuestra humanidad vibra con distintas emociones y sentimientos al ser parte indivisible de lo que en el planeta sucede.

Si conseguimos esa serenidad, nuestro propio anhelo contacta con los miles de seres que saben de la importancia de estos aspectos lunares tan ligados a nuestra humanidad. Reafirmar o comenzar los proyectos e inquietudes que son parte de nuestra vida y servicio. Llenarnos al máximo de respeto y de lo que se puede denominar devoción intelectual, es decir observando la agitación y las emociones desbordadas en los diversos campos que afectan a la humanidad, dirigir nuestro profundo sentimiento de confianza y de fe, para que la comprensión se transforme en luz.

El Fuego de Sagitario nos llega con toda la profunda transmutación y muerte ya sea de esquemas o a través de sucesos que emana Escorpio. Sagitario siendo un Fuego maduro es expansivo y apasionado, ligado a distintas formas de creer y de sentir y esa expansión llega por igual al amor y al fanatismo.

Saturno situado en ese Signo tan especial y en el que se produce la Luna Nueva, es decir en Sagitario, nos hace pensar en que el karma tiene una amplitud que puede devenir desde siglos atrás y efectivamente estamos experimentando las vivencias que como naciones se han ido produciendo.

Lo importante es pensar que no somos en absoluto impotentes ante esto acontecimientos. Que preocupaciones o temores no han de impedir que el trabajo de los seres de Buena Voluntad, ese canal cada vez más potente, no realice su trabajo.

Individualmente ese primer trabajo es el cambio en nosotros mismos. Evitar todo tipo de manipulación, de egoísmo o de victimismo. Ese cambio individual es de una importancia absoluta para el cambio total de consciencia que afortunadamente se desarrolla cada vez con mayor intensidad.

La meditación, la oración, el pensar en el amor impersonal son las herramientas que pueden contrarrestar todo lo nocivo y doloroso que sucede.

Dos de esas grandes herramientas son relativamente nuevas. La Gran Invocación y el sagrado mantram Gayatri poseen una fuerza inmensa y millones de personas las emiten al espacio en repetidas ocasiones cada día, siendo infinitamente más positivas en Luna Nueva y Luna Llena.

Todo aspirante o discípulo lo sabe y en tiempos intensos como los que nos indica el Cosmos, es un deber espiritual llevar a cabo esos estados interiores positivos y la recitación profunda, desde la fuerza que habita en nuestros corazones para colaborar en la medida más necesaria posible a aspectos que indican sin duda alguna que los cambios pocas veces llegan sin experiencias no deseadas aun cuando sean necesarias.

Ese cosmos que es nuestro auténtico hogar está actuando a través de Planetas exteriores que han tenido siempre relación directa con los cambios profundos en nuestro Planeta Tierra en todos los niveles, de la misma forma que la conjunción de Marte con su sentido de ira o de fanatismo en conjunción con Lilith o Luna negra que tiene en si un gran componente de ese mismo sentimiento, conjunción que ha sucedido en los atentados en Nueva York y en Madrid entre otros. Ese aspecto está vibrante estos días.

No son párrafos para infundir temor sino todo lo contrario. Para movilizarnos como nunca para colaborar con toda la inmensa y bendita Energía de Los Maestros y del Mundo Angélico en Su propósito de hacernos avanzar como humanidad amada por Ellos hacia una época de Luz y avance en el Sendero.

Con profundo respeto y amor hacia nuestro Planeta y hacia nuestra humanidad.

Joanna 


 


11.11.15

El autoconocimiento a través de la carta natal





El autoconocimiento

En la simplicidad universal del mandato délfico “conocete a ti mismo” está inscrita la inspiración que nos acerca a nuestro Origen. Gracias a la sencillez de este aforismo podemos intuir que para penetrar en la profundidad de su significado debemos practicar altas dosis de honesta reflexión junto con su correspondiente instrospección comprensiva.

Podríamos muy bien decir que conocerse a uno mismo implica iniciar un camino que va del exterior al interior. Del hecho objetivo hacia su causa subjetiva. De la imagen aparente hacia su significado desvelado. De la fuerza excluyente o condicionada del deseo personal a la energía incluyente o incondicional del amor del alma.

Para andar este camino ante todo es menester que la conciencia tenga la sincera necesidad de andarlo. Una vez aparece el “chispazo” o la real motivación de avanzar, será la propia Alma o Conciencia la que marcará los pasos y ritmos necesarios para llegar a reconocer o ser consciente de la energía fundamental a la que ella misma pertenece, la divina cualidad que le permitirá alcanzar el Origen.

Desde la psicología esotérica se nos dice que hay 7 tipos fundamentales de energías con sus correspondientes características. A su misma vez también se nos dice que cada Alma así como también cada Personalidad pertenece a una de estas 7 energías; afirmando, como es lógico pensar, que el tipo de energía a la que pertenece el alma es mucho mas condicionante que la que pertenece a la personalidad. Es también una premisa de la psicología esotérica afirmar que toda conciencia que avanza en el camino espiritual tiene por derecho evolutivo llegar a saber, en su momento mas oportuno, a que tipo de energía principal su alma pertenece y como esta le condiciona en su pensar sentir y diario que-hacer.

Ofrecemos aquí un pequeño esquema resumen, (extraído del libro Psicología Esotérica II de Alice Bailey), de como estas 7 cualidades principales se expresan a través del equipo psicológico del ser humano:

 














El rol del Horóscopo

Ahora bien, reconocer nuestras energías principales no es algo tan sencillo y desde este blog consideramos que una buena manera de iniciar dicho camino de auto-conocimiento, (que de forma gradual atemperada y segura nos permitirá a su debido tiempo reconocer nuestra energía principal mas condicionante o Rayo del Alma), es a través del auto-estudio o vivencia consciente del propio horóscopo.

El mapa natal en si mismo es un patrón energético donde se mezclan y entremezclan con mayor o menor intensidad y perfección las 7 energías principales antes nombradas. Podemos considerar entonces que esta amalgama de significados que el horóscopo nos propone son el camino a través del cual la conciencia deberá transitar en determinada vida para acercarse mas y mejor a su síntesis principal o Rayo al cual pertenece su Alma.


Los 3 pasos clave para avanzar en el camino del auto-conocimiento a través del estudio de la propia carta natal son:

  • 1: El primer paso y el mas importante es tratar de percibir (desde la mente-corazón) las posibilidades de renovación y reajuste que el significado de nuestro signo Ascendente puede ejercer en nuestra conciencia. Para ello nos hemos de preguntar como podemos adquirir y aplicar sus cualidades en nuestra vida. Se trata de ir descubriendo y experimentando como la energía del signo junto con los principios, ideales o valores que le son asociados, nos permite practicar la auto-observación, dicho de otra manera, se trata de prestar atención al como el significado del signo ascendente nos permite des-identificar a la mente de nuestras emociones-acciones mas egoístas. El desapego mental de los deseos personales es el primer paso para lograr un pensamiento mas libre, incluyente y creativo. La independencia mental inspirada por el Amor incluyente del Alma (reflejada en el signo ascendente) es la clave principal para profundizar en el mandato délfico “conocete a a ti mismo”.

  • 2: En el segundo paso se trata de “darse cuenta” (ser conscientes) de que es la fuerza del signo solar la que nos permite gestionar emotivamente todos nuestras tendencias o deseos mas personales. La astrología esotérica considera que el signo solar está relacionado con la mente apegada a los deseos, y que por tanto este signo está obligado a convivir muy de cerca con aquellas “singularidades propias” o formas lunares emotivo-compulsivas que desde nuestra niñez - juventud nos acompañan en la realización práctica mas o menos exitosa de estos (deseos).

  • 3: En el tercer paso se trata de aceptar que estas “singularidades” o también llamadas formas mentales lunares son la herencia del pasado, (karma bueno o malo), que nutre nuestra experiencia vital o física mas real o terrenal. Hay que entender que son precisamente estas tendencias lunares las herramientas objetivas que nos permiten, primeramente a través de la fuerza del signo solar, adquirir experiencia de personalidad, para mas adelante, con una personalidad mas integrada o con las herramientas mas perfeccionadas, poder dar el siguiente paso y percibir la posibilidad de utilizar estas herramientas para acceder a la luz del alma a través del signo ascendente.



Aspectos astrológicos:

Estos 3 pasos pueden ser analizados para una mayor comprensión desde su nivel mas puramente tecnico-astrológico:

El paso 1 está relacionado con el significado del regente esotérico del signo ascendente así como con su frase correspondiente para la conciencia de Alma que al final * del articulo ofrecemos para cada ascendente. Aplicar correctamente este punto permite entender la fuerza del signo solar como una fuerza complementaria de la energía del alma reflejada en el signo ascendente.

El paso 2 está muy relacionado con el significado mas tradicional del signo solar así como con las características de su regente exotérico. Este punto permite ser consciente del tipo de fuerza de la que disponemos para manejar, a través de nuestros deseos mas personales, las formas lunares mencionadas en el paso 3, así como la posición de los planetas por casa.

El paso 3* como ya dijimos anteriormente está muy relacionado con las tendencias mas básicas de la conciencia. Singularidades mas bien kármicas tanto negativas como positivas. Estas tendencias en la carta natal están relacionados con la luna-nodos, posición de planetas por casa y sus aspectos. En este caso solo destacaremos el reflejo (en la carta) de los aspectos y posiciones astrológicas mas bien difíciles, debido a que suelen ser mas bien las dificultades y no las facilidades las que amagan la oportunidad que nos permitirá sentir la necesidad de avanzar en el camino.

Situaciones astrológicas “difíciles” que deben ser consideradas:

  • a) Los Planetas situados en casas angulares (1-4-7-10), sobre todo planetas pesados como Saturno o Plutón, o excesivamente egoísta/agresivos como Marte deben ser analizados y reflexionados cuidadosamente. Es claro, solo por citar un ejemplo, que un Saturno angular en casa 7, sobre todo si está en conjunción con la cúspide de la casa y mal aspectado, suele conllevar dificultades en algo tan importante como son las relaciones de pareja. Dicha dificultad, primeramente debe ser vivida conscientemente (en este caso dolorosamente) a través del signo solar y posteriormente sublimada o regenerada para el bien mayor a través del significado del signo ascendente o conciencia de Alma.

  • b) La situación de los nodos, cabeza y cola de dragón, sobre todo si están en casas angulares o en conjunción con un planeta. Los nodos lunares siempre marcan algún tipo de tendencia (herencia de un pasado) muy cristalizada relacionada con el significado de la casa i/o el planeta en cuestión.

  • c) Los aspectos mas duros (cuadratura, oposición, conjunción) que pueden ejercer Saturno, Marte, Plutón, Urano o Neptuno, sobre planetas mas “sensibles y cercanos” como la Luna, Sol, Venus, Mercurio o Júpiter. Estos aspectos suelen conllevar tensiones personales relacionadas con el significado del los planetas implicados y su situación el horóscopo.

  • d) Planetas como la Luna o Venus en casa 6, 8 o 12 suele también ser un síntoma de dificultades. La vulnerabilidad lunar y la sensibilidad venusina no están cómodas con el significado de dichas casas.









Respetar los ritmos

Para que este (podríamos llamar) método para el auto-conocimiento funcione es muy importante, desde la propia honestidad reflexiva, reconocer y afinar la intención que se amaga tras todo pensamiento, acción o necesidad.

Se hace necesario entender que la conciencia no puede saltar directamente al significado principal que a menudo equivocadamente creemos poseer del rayo del alma sin antes no haber trabajado con el poder que ejerce en nuestra conciencia y experiencia vital el significado del signo ascendente con sus respectivos complementarios: signo solar, situación de la luna y planetas en casas.

Esta forma astrológica de llegar a ser conscientes del rayo principal del alma es mas segura, ya que, si la hora de nacimiento es la correcta, el ascendente es una evidencia mas objetiva sin miedo a equivocarse que no el posible rayo del alma al que creemos o nos gustaría pertenecer.

Hay que decir por eso que si hay dudas o no se dispone de la hora nacimiento pero la intención de avanzar en el camino es constante y sincera siempre aparecerá la resonancia en el corazón, aquella intuición o saber que permite decidir cual es el signo ascendente mas adecuado. En este mismo sentido también puede ocurrir que sin saber de astrología, ni de rayos o energías, dicho buscador sincero, en el momento mas oportuno para su alma, pueda reconocer desde su conciencia intuitiva con que tipo de características o 7 cualidades superiores su alma es mas afín.

Consideramos pues que es muy importante respetar los ritmos, ya que muy a menudo, debido a ocultos intereses e intenciones mas personales que no del alma, se puede confundir, con sus correspondientes resultados negativos, la energía espiritual del rayo del alma por la fuerza mas material del rayo de la personalidad.




CADENCIA RESUMEN:

Por lo tanto, desde este blog sugerimos que la cadencia a seguir sea la siguiente:

  • Conciencia reflexiva o subjetiva del significado del signo ascendente y su regente esotérico.
  • Conciencia practica o experiencia objetiva del como afecta la energía del signo ascendente (mente espiritual desapegada) sobre la energía de signo solar (deseos o apegos personales)
  • Conciencia del como gestionar, utilizar y vivenciar desde la fuerza del signo solar y su regente exotérico los cuerpos lunares de expresión o la naturaleza del karma que el horóscopo refleja.
  • Saber que realizar dicho trabajo con insistencia y sinceridad lleva paulatinamente a reconocer, en la conciencia subjetiva, el rayo del alma en sus diferentes grados de expresión según sea la necesidad evolutiva de la conciencia que se esfuerza.
  • Saber que el significado subjetivo del rayo del alma solo puede ser expresado objetivamente a través de las características personales (mente concreta – emoción – cuerpo fisico) equilibradas e integradas, características estas que unidas “hablan” de cual puede ser el rayo de la personalidad, el complemento principal del rayo del alma.






Conclusión

Si os fijáis este articulo podría estar redactado al revés, es decir empezar por el punto 3 o “las raíces en la tierra” y acabar por el reconocimiento en la conciencia de la cualidad amorosa que mas condiciona al Alma o “los frutos en el cielo”.

La experiencia terrenal mas básica o instintiva-lunar nos ofrece el campo donde florece la oportunidad de adquirir experiencia personal o solar, mas tarde dicha experiencia se agota y desde su insuficiencia se crea la necesidad de una mayor comprensión, ahí aparece el buscador sincero, el signo ascendente, que en su devenir nos guiara hasta nuestra energía superior mas condicionante o también llamado Rayo del Alma.








* Las palabras guia para cada signo del zodiaco. Esta frase solo puede entenderse y  aplicarse a través de una conciencia de Alma (incluyente) atendiendo mayormente al signo ascendente aunque en conciencias evolucionadas de grado muy elevado (que son muy pocas) puede ser aplicado tambien al signo solar.
  1. Aries. - Surjo, y desde el plano de la mente, rijo.
  2. Tauro. - Veo, y cuando el ojo está abierto todo se ilumina.
  3. Géminis. - Reconozco mi otro yo, y en la declinación de ese yo crezco y resplandezco.
  4. Cáncer. - Construyo una casa iluminada y moro en ella.
  5. Leo. - Yo soy Ése y Ése soy Yo.
  6. Virgo. - Soy la Madre y el Niño, soy Dios. Soy la ma­teria.
  7. Libra. - Elijo el camino que lleva entre las dos grandes líneas de fuerza.
  8. Escorpio. - Soy el guerrero y surjo victorioso de la batalla
  9. Sagitario. - Veo la meta. Alcanzo esa meta y veo otra meta.
  10. Capricornio. - Estoy perdido en la luz suprema, no obstante vuelvo la espalda a esa luz.
  11. Acuario. - Soy el agua vertida para los hombres se­dientos.
  12. Piscis. - Abandono el Hogar del Padre y al regresar, salvo.



 * Consideramos que para profundizar con mayor claridad sobre los apartados “b” y “d “ del punto 3 es mejor utilizar la posición de planetas y nodos por sistema de casas iguales así como el estudio mansión (nakshatra) lunar que la Astrología Védica propone.
La posibilidad de obtener estas cartas védicas (jyotish) está a disposición del estudiante en muchos sitios web de internet. Desde su aspecto mas básico material, o reflejo instintivo lunar, desde este blog consideramos a la astrología védica oriental mas acertada que la occidental.




David C.M.  (logos.astrologiaesoterica@gmail.com)

26.10.15

Plenilunio de escorpio




Plenilunio de escorpio
GUERRERO SOY Y DE LA BATALLA SURJO TRIUNFADOR


Esta imagen me impacta entre otras cosas por lo que sugiere. El esfuerzo inmenso de las ramas por adaptarse, cediendo y guardando en silencio su dolor por conseguir lentamente y a través de los innumerables ciclos en los que trabajamos con mayor o menor intensidad nuestro cometido del trabajo de Hércules en Escorpio, que las ramas vayan alzándose hacia el firmamento, hacia la Luz, como indicando cuánto hemos hecho, desde dónde y hasta qué punto podemos llegar para dar fin a la obra 
 
En otras ocasiones, distintas visiones del Águila con sus profundos significados ha estado en el mensaje de Escorpio y sin embargo esta vez me atrapó esa claridad patente de los innumerables ciclos en los que hemos intentado vivir lo mejor posible las “muertes” del Signo, el sufrimiento de cada rama intentado recuperar o asumir la experiencia, ha dejado sus cicatrices en los profundos cambios que cada rama sugiere. El pasado del discípulo, sus crisis, sus derrotas y sus triunfos van elevando la obra hacia el cielo infinito.

 
Sabemos de la importancia de la Cruz Fija y es en Escorpio cuando las oportunidades y los espejismos son más intensos, debido a tantas vibraciones como fluyen desde el firmamento este mes. 
 
Todas ellas unidas en una especie de tapiz cósmico que interiormente impacta, a las que están transitando por el Cosmos, nos exigen profunda atención, ya que si “todo está escrito en las estrellas”, ciertamente el punto en el que estamos como humanidad es de una gran responsabilidad, que nos obliga a meditar una vez más en la inmensa importancia de la Luz, tema que subyace en todo proyecto planetario. 
 
La Luz astral es poderosa en este Signo, deseando imponer con todas sus fuerzas que “El Guerrero no surja triunfante de su batalla”. Escorpio está intensificando el anhelo de poder, deseo, dinero, sexo y corrupción en todos los campos que influyen sobre la humanidad.

No en vano en este Signo se unen las energías de tan poderosos Planetas. Marte como regente exotérico y esotérico, está influyendo en el fanatismo y en la falta de comprensión de lo que significa la religión, cualquiera que esta sea. 
 
Crea espejismos de gran peligro en la manera de comprender lo que consideramos como justo y propio de una determinada nación y hace ver como correcto lo que es el desprecio por la vida, por los derechos humanos, creando indiferencia o falta de compromiso que facilita que el mal adquiera fuerza.

El paso de Saturno por Escorpio ha influido notablemente en esos duros acontecimientos pasados y presentes y ahora cada ser que está en el camino se ha de concienciar de cómo vive interiormente la propia forma de creer, de orar, de vivir la devoción, de comprender y aceptar esa misma forma en otros colectivos, ya que Saturno y su entrada en Sagitario, el Signo más relacionado con esos puntos mencionados, seguirá afectando a todo lo anterior

No obstante a través de Escorpio fluyen dos energías maravillosas de Rayo. El Cuarto Rayo por el propio signo y el Sexto Rayo. El despertar imparable de la consciencia de cuanto sucede en la humanidad promueve desde infinitos puntos y formas de actuar la búsqueda del Equilibrio y de la Armonía y la Devoción del Sexto Rayo del amado Maestro Jesús de Nazaret, reaviva el amor y lo concede sin límites a personas que tienen influencia sobre las masas. Hay una infinidad de Guerreros, unos más conocidos y otros que en silencio reavivan el Fuego de la espiritualidad y de la practicidad.

Mercurio como Regente Jerárquico y viviendo tiempos tan importantes para nuestro Planeta, reforzará desde un alto nivel el poder de conseguir Armonía a través de los numerosos conflictos que vivimos. La relación de Urano es también muy significativa augurando liberación.
Signo de Agua complicada llamada a veces fuego congelado, nos hace sentir que en un ciclo determinado nos parece estar rozando el Sol, sintiendo una seguridad que viene del alma y sin embargo sin que el pensamiento pueda asimilarlo nuestro vuelo se trunca, nuestras fuerzas desaparecen, no conseguimos asirnos a nada de lo que antes nos parecía poseer. 
 
Como en una noche oscura del alma sólo acertamos a comprender que nada era nuestro que nada tenemos y justo en ese instante de rendición total, el proceso de reconstrucción con mucha más luz, más fuerza y humildad nos hace volver a la vida.

La Luz es un punto poderoso en Escorpio y como humanidad estamos yendo hacia una Era de Luz. Esta ha de ser una sensación constante en el discípulo. Los Maestros dicen que cada vez somos más sensibles a captar el significado de los Siete Rayos.

Nada es casual y Naciones Unidas inició en 2015 “El Año Internacional de la Luz y las Tecnologías basadas en la Luz” y si bien y afortunadamente se está trabajando e invirtiendo grandes sumas de dinero para conseguir adelantar la falta de algo tan elemental en países desprotegidos o en investigaciones que tienen como punto inicial la luz, la analogía nos confirma que se está trabajando en ambos sentidos de la Luz. En el campo material y con sentido de Buena Voluntad y en el despertar y búsqueda de millones de seres hacia su ser superior.

El gran tesoro de la transmutación de Escorpio, de la victoria sobre pruebas realmente difíciles, lo tenemos en ese tesoro llamado “Akasha”. En ese punto se concentra toda la pureza y la espiritualidad siendo tan importante para el arquetipo del Signo tener presente la auténtica Luz que desde ese punto se emana.

La repercusión de las energías en la Luna Llena de Escorpio es inmensamente importante. Desde puntos lejanos y divinos del Cosmos la atención hacia la Tierra es intensa. Sirio tiene una gran relación con Escorpio y nos conecta con el Segundo Rayo. Todo este caudal es anhelado con la misma intensidad por diferentes fuentes. Es la oportunidad y es el peligro. La dualidad que siempre permanece.

Que nuestras fuerzas serenamente unidas en la meditación de este Plenilunio de Escorpio y en este álgido momento de la humanidad consigan la máxima Luz.

Desde el corazón siempre

Joanna


13.9.15

Los Planetas para la Astrología Esotérica








La Conciencia y los Planetas

Para la astrología esotérica el significado de los planetas y por tanto su tipo de influencia depende del tipo de conciencia que debe gestionar su energía. Es decir, el poder de un planeta no es fijo porqué su influencia está supeditada a la conciencia en constante evolución.

En este sentido podemos decir que el poder espiritual que fluye a través de un planeta tiene relación directa con el nivel espiritual que atesora la conciencia que refleja sus energías.

Dicho de otra forma, la utilidad de un buen libro o una gran idea dependen en gran medida de la conciencia que lee, interpreta, asume y aplica en su vida cotidiana dicho libro o idea.


Alma – Personalidad

Este articulo se desarrolla inspirado en las dos lineas de fuerza principales que afluyen a la conciencia de un ser-humano de “tipo medio”, donde la fuerza mas personal, (instintiva-egoísta-materialista), se entremezcla con la fuerza del alma (intuitiva-comprensiva-sacrificada). .

Debido a la suma importancia que tienen estos dos aspectos en nuestra conciencia, las diferentes características espirituales o/i materiales de los planetas que a continuación se describen deben ser interpretadas con su debido cuidado, flexibilidad, imaginación, honestidad, sentido común e inclusivo razonar.

Transmutar o trascender el poder exotérico o significado tradicional de un planeta hacia su significado mas esotérico solo se puede lograr adquiriendo conciencia de Alma a través del esfuerzo “por seguir en el camino” con la practica de la meditación, la auto-reflexión, la disciplina de los cuerpos inferiores, la inofensividad y el correcto servicio, actitudes que permiten poco a poco percibir, comprender y utilizar el aspecto mas espiritual de un planeta frente a su aspecto mas evidente o materialista

No se trata de controlar o inhibir el poder activo-material de un planeta sino mas bien de evolucionar (adquirir experiencia y conciencia) a través de él para así comprender la posible cualidad-utilidad esotérica que su poder exotérico amaga. Como ya sabemos el significado mayor siempre incluye el menor.






Características de los planetas



Urano: “la mente cósmica”
Urano es el Origen, la Mente Cósmica a través de la cual fluye la Idea Primera que imprime su poder en la Materia. 
 
En conciencias muy avanzadas es el correcto “impacto” que ejerce en la mente el poder de una idea epiritual genuina. Esto trae consigo una Nueva actitud mental que permite unir de forma espontanea o natural “la voluntad divina” asentada en el chakra coronario con la “voluntad de la materia” asentada en la chakra base. Esta unión necesariamente se materializará en el entorno de estas conciencias como servicio o actividad espiritual.

Desde su reflejo en una conciencia mas mundana las características de Urano son las ideas originales creadoras de desapego, individualismo y libertad para actuar, pero que en conciencias egoistas comporta imprevistos, desconexión, actitudes egocéntricas, excéntricas, erráticas y a menudo también destructivas.

La conciencia de alma tiene la capacidad de desapegar a la mente de los asuntos personales y esta impersonalidad es el primer paso para ser receptivo a las ideas cósmicas que fluyen a través de Urano.


Neptuno: “el sentimiento celestial”
Neptuno es el “dios del agua”, a través suyo fluye la Divina Emoción que permite el “leitmotiv”, aquel Ideal Sensible que motiva en la Materia el Amor que siente, comparte, relaciona y ama.

Neptuno, en las conciencias muy avanzadas, es la cualidad que, a través de un plexo solar sereno, es decir no agitado por el deseo, presiente la “emoción divina” en el corazón gracias a la intuición. Solo las aguas tranquilas pueden reflejar con claridad la luz del cielo

En una conciencia egoista Neptuno se muestra como la idealización engañosa forzada por el exceso de deseo inferior. En este caso la agitación del plexo solar por la excesiva emoción arrastra y confunde a la mente obligando-la a depender o/i a justificar dicha idealización. En este caso las aguas revueltas no pueden reflejar la claridad del cielo. El corazón ofuscado necesita y debe atender la sabiduria del Alma por encima de la personalidad emocionada, solo entonces a través de Neptuno afluye el sentimiento divino o incluyente.


Saturno “la ley de la materia”
Saturno es Ley que rige a la Materia a través de la cual fluye la evolución inteligente y ordenada de nuestro sistema.

Saturno, en conciencias avanzadas, es la inteligente actitud a través de la cual la conciencia es capaz de transmutar la fuerzas creativo-inconscientes del centro sacro en las fuerzas creativo-conscientes del chakra garganta.

Si las circunstancias creadas por Saturno son inteligentemente valoradas por la conciencia implicada se convierten entonces en el trampolín hacia una vida mas fructífera y ordenada, Saturno es aquí el “dios de la oportunidad”.

Desde su reflejo en una conciencia mas materialista Saturno se muestra como “el dios de la dificultad” o la circunstancia creadora de frustración. En este caso no hay conciencia de Alma, y la conciencia personal es incapaz de comprender o aceptar la negación de aquello que tanto desea. En este sentido no nos cansaremos de repetir que la frustración saturnina, si es inteligente y amorosamente tratada, es la gran oportunidad para que la conciencia “pare”, reflexione, ordene y escoja conscientemente el próximo paso a dar o camino a seguir.



. . . . .

En ultima instancia, en nuestro sistema solar, estos 3 primeros planetas son la síntesis final de la Divina Trinidad expresada como: Voluntad (Urano) – Amor (Neptuno) - Inteligencia (Saturno)

. . . . .




Júpiter “la generosidad del todo”
Desde su aspecto mas espiritual Júpiter es la cualidad que permite incluir en Un Todo los todos. A través de Júpiter fluye el Sabio Amor que genera la unión en la diversidad.

En conciencias conscientes del Alma la cualidad jupiteriana permite “pensar con el corazón”, es decir, permite la comprensión incluyente.

En conciencias mas personalistas Júpiter sigue siendo el poder de ser generoso pero mas bien desde su propio interés con los peligros de exclusión que ello conlleva. A través de este tipo de conciencias no puede fluir adecuadamente la comprensión del corazón porque su mente esta excesivamente centralizada en su yo inferior.


Marte “la divina rebeldia”
Desde su aspecto mas espiritual a través de Marte fluye el poder de concentrar, activar y dirigir la fuerza de la materia hacia un objetivo espiritual.

Marte, “el dios de la guerra”, en una conciencia espiritual avanzada, es la implicación activa, el coraje y la persistencia que utiliza las fuerzas básicas (chakra sacro y plexo solar) mas personales en pos de aquel valor o objetivo espiritual en el que se cree.

Desde su reflejo en una conciencia mas mundana Marte es la rebeldía egoísta que impone su poder personal, “lo que yo quiero”, a través de la acción agresiva.

Diríamos que Marte deja de ser agresivo para ser un “noble guerrero” cuando es la conciencia del Alma y no la personal la que prioriza la necesidad o el objetivo por el que hay que luchar.



La Tierra “la diosa madre”
Desde su aspecto mas espiritual la energía de la Tierra es el Campo de la Experiencia donde la leyes que presiden la relación entre lo espiritual y material pueden ser vivenciadas. La fecundidad de la Tierra es el fruto de dicha relación.

Para una conciencia evolucionada la vida terrenal es la oportunidad para demostrar a través del servicio altruista practico (fecundo) la relación existente (en esa misma conciencia) entre espíritu y materia.

Para una conciencia mas egoista, es decir menos incluyente, la tierra es el lugar para experimentar el poder destructivo que implica no ser espiritual. La actitud egoísta es durante mucho tiempo (vidas) la actitud natural de una personalidad en crecimiento, por tanto, en según que conciencias, puede ser una actitud necesaria y fructífera, pero en el caminar evolutivo siempre llega el día en que dicha actitud se nos vuelve en contra si no reconocemos en la conciencia la cualidad superior del Alma por encima de la mas personal.


Venus “la diosa de la belleza”
A través de Venus fluye la cualidad que permite Armonizar el Amor con la Materia concretando así la Belleza en la Forma.

Venus en una conciencia que atiende al Alma es el amor inteligente o equilibrio generador de silencio; silencio que evoca o despierta los sutiles matices emotivos (situados en el plexo solar) como son el color-tonalidad-sentimiento-sensibilidad o melodía creadores todos ellos (a través del chakra garganta) de la Belleza

El silencio es la antesala para la llegada de las “musas o ángeles constructores”, la antesala para la espontanea inspiración y su expresión, y no hay que olvidar que todo aquello que es bello es bueno, y por tanto es espiritual, positivo, benigno, y necesario.

Desde su reflejo en una conciencia mas primitiva, donde el deseoso plexo solar y su correspondiente actitud mental todavía son excesivamente bruscos o poco refinados, Venus es la belleza evocada por el deseo-inferior, que por otro lado, para este tipo de conciencias también es positiva necesaria y benigna.


Mercurio “el dios de la comunicación”
Mercurio es la cualidad que permite la Interrelación de las diferentes partes que pertenecen al Todo Divino.

Mercurio, en una conciencia con experiencia de Alma, es la intuición (forma mental divina) que permite relacionar desde el correcto razonar lo que hasta entonces estaba dividido. Desde el chakra entrecejo, “la agilidad” mercurial toma contacto, razona, maneja, relaciona y por tanto unifica las dualidades implicadas en el proceso evolutivo de dicha conciencia.

Desde su reflejo en una conciencia mas mundana, donde el deseo tiene tendencia a no ser equilibrado, Mercurio es la fluidez mental sin sentido, inestable, sin constancia, caprichosa, ingenua, rebuscada, con ideas y razones no justificadas o excesivamente justificadas, en definitiva, una mente “parlanchina” condicionada por el deseo excesivo.


Vulcano “el dios forjador”
A través de Vulcano fluye el poder de la Vida que moldea el Propósito Espiritual en la Forma Fisica. Si hablamos de Vulcano, Vida, Propósito Espiritual y Forma Física son conceptos indivisibles.

En conciencias muy avanzadas la voluntad espiritual asentada en el chakra coronario es utilizada conscientemente para forjar un cuerpo físico, a través del cuerpo vital o 7 chakras, acorde con dicha voluntad espiritual. Como se puede suponer esta es una actitud que demanda un nivel de conciencia muy avanzado.

En la conciencias no tan avanzadas Vulcano también es la voluntad espiritual forjada en el cuerpo físico a través de la Vida reflejada en el cuerpo vital, aunque, como es lógico pensar, lo forjado por Vulcano estará íntimamente relacionado con el nivel espiritual y las condiciones del cuerpo vital de cada una de dichas conciencias.


Plutón “el dios de la transformación”
A través de Plutón fluye el poder espiritual que permite la Destrucción que allana el camino a la Buena Nueva que está por llegar. En Plutón se amaga la riqueza que trae consigo la transformación espiritual.

Plutón, “el dios del hades”, tiene contacto con aquellas “fuerzas oscuras” de la materia capaces de “matar” o transformar, desde el chakra base linea columna vertebral-cerebro, todo tipo de emociones o patrones mentales caducos e innecesarios para la correcta evolución.

Llevar a cabo esta actitud de forma plenamente consciente es sumamente difícil; lo que si es mas posible, a través de la conciencia de Alma con su característica flexibilidad mental, es ser un “aliado” de las fuerzas, que por destino evolutivo, nos influyen a través Plutón.

Desde su reflejo en una conciencia mas mundana Pluton es el poder destructor generado por el deseo excesivamente intenso, apegado y “oscuro, vinculado con la riqueza atrayente de la materia densa, reflejada como sexo, dinero o poder. Este tipo de conciencias solo puede entender la destrucción plutoniana como un reflejo de las “fuerzas oscuras” inconscientes e incontrolables que vienen del exterior.









Los planetas mas importantes según sea el horoscopo

Los planetas, por orden de importancia, a considerar y reflexionar por la conciencia de alma son:

  • El regente esotérico del signo ascendente. Este planeta debe ser reflexionado y utilizado desde su significado como regente esotérico y no tanto exotérico, ya que sus cualidades solo pueden ser utilizadas cuando rige la conciencia de Alma.

  • Cualquier planeta en conjunción angular (As, Mc, Dc, Fc). Estos planetas tienen una prominente poder de condicionar la expresión externa del sujeto y su entorno, por tanto merecen ser atendidos con gran sabiduría por parte de la conciencia en cuestión. Ellos, en su forma de actuar, pueden reflejar claramente la dualidad de conciencia expuesta al principio del articulo, y por tanto es nuestro deber reflexionar y trabajar con el significado de sus energías subjetivas así como también con sus efectos mas objetivos.

  • Saturno, Neptuno y Urano. Estos tres planetas, en conciencias con ya cierta capacidad espiritual consciente, hacen siempre una clara referencia al Alma, por tanto es importante reflexionar sobres su posición en el horóscopo tanto por signo, regente y casa pero sobre todo por sus aspectos “duros” (cuadratura, oposición, conjunción) con los planetas mas personales como Venus, Mercurio, Marte, Tierra, Sol y Luna.

  • El regente exotérico del signo solar. Es importante entender que la cualidad de conciencia que este planeta realza está muy relacionada con las tendencias de la personalidad, tendencias, que como ya sabemos, con el tiempo se deben ir supeditando a la creciente conciencia de Alma mas relacionada con el regente esotérico del signo ascendente.

  • El regente esotérico del rayo del Alma y el regente exotérico del rayo de la Personalidad. Estos dos planetas, sobre todo el primero, en verdad son los dos mas importantes*, el problema es que muchos de nosotros todavía no tenemos un verdadero conocimiento de dichos planetas, ya que solo con el horoscopo en la mano no es suficiente para saberlo, sino que se hace necesario el tiempo y una constante y honesta reflexión sobre las diferentes posibilidades que creemos poseer. Por tanto y debido a las muy razonables dudas existentes, es mejor centrar nuestra mayor atención en los 4 primeros puntos, hasta lograr con el tiempo una mayor auto-confirmación sobre las cualidades de estos dos planetas tan condicionantes.




Atender al Alma es mirar al “Espíritu en el Cielo” con atención serena y a la “Personalidad en la Tierra” con comprensión activa. La primera mirada nos trae la intuición o camino a seguir, la segunda nos trae la curación o servicio practico.





* Hay bastantes artículos en nuestro blog que hacen referencia a los 7 rayos y sus correspondientes 7 planetas sagrados regentes. 


David C.M. 

18.7.15

La Luna para la Astrología Esotérica






La Luna para la Astrología del Alma

Introducción
En este articulo vamos a reflexionar sobre el significado que la Luna tiene para la astrología esotérica junto con sus diferentes posibilidades según sea el tipo de conciencia rectora que hay tras la fuerza lunar.



Las tres gunas versus el ascendente el sol y la luna

Como bien sabemos, a través de las explicaciones que nos da Krishna en el Bhagavad Gita, las Tres Gunas son los tres tipos de cualidades naturales fundamentales de las que esta compuesto el universo manifestado.

Estas tres fuerzas entrelazadas (una no puede vivir sin las otras dos) están presentes en mayor o menor grado en todo tipo conciencia manifestada.
 

La característica principal de cada guna es:

Guna Sattva: es la cualidad generadora de armonía, vinculada con la bondad, la constructividad , la belleza, la amistad, cordialidad, calma, sacrificio o renuncia, solidaridad, la unión, comprensión, el altruismo, desapego, sintesis, amor.

Sattva está relacionada con las nobles tendencias mas cercanas al Alma; y por tanto en un horóscopo, (entendido desde la astrología esotérica), la podemos relacionar con la cualidad del Signo Ascendente y su regente Esotérico.


Guna Rajas: es la cualidad productora de actividad, vinculada con la pasión, los deseos, las dudas, el entusiasmo, el arrebato, las preferencias, el sufrimiento, celos, frenesí, la agresividad, fortaleza, posesión, dominio, generosidad interesada, apego.

Rajas está relacionada con los deseos centralizados (egoístas) de la Personalidad y su poder motivador-activo; y por tanto en un horóscopo la podemos relacionar con la fuerza del Signo Solar y su regente Exoterico.


Guna Tamas: es la cualidad generadora de pasividad vinculada con la inercia de la oscura materia densa, es la ignorancia que genera la indolencia, apatía, negligencia, dejadez, abandono, reflejo o engaño, escrupolos o manias, suspicacia, inconsciencia, debilidad, torpeza, comodidad, capricho, inmovilidad.

Tamas esta relacionada con las herencias del pasado, las limitaciones o desventajas, (así como también ventajas o talentos naturales), reflejadas en el cuerpo "básico instintivo" mental-emotivo y físico; y por tanto en un horóscopo la podemos, (tal y como lo entendemos desde la astrología esotérica), vincular con la Luna y su posición por casas, (no tanto por signo), y aspectos con los nodos lunares y planetas.








Piscología de la Luna

Desde la astrología-psicología esotérica entendemos que la Luna es la forma mental mas arraigada a la densa materia-Madre. Forma mental que como es lógico arrastra tras de si la energía activa o acción expresada en la  forma física.

Por tanto para nosotros, “la vieja dama”, en el horóscopo de un nativo, es la regente de su mundo temprano. Mundo que concentra todo el “equipaje” (mezcla de cuerpo-emoción-mente inferior ) heredado del pasado.

Ella, en propias palabras de Alice Bailey-DK, reencarna el aspecto tamásico de la materia o lo que “retiene y - que si se permite su indebida influencia – producirá inercia”

Por definición la inercia “es la resistencia que opone la materia a modificar su estado”, o “el poder de un cuerpo para permanecer en su propio estado”. Es decir, psicológicamente hablando, la luna es aquella conciencia básica que, si no es activada por una conciencia superior, tiende a ser pasiva (incluso regresiva) y sin posibilidad de cambio. Es una tendencia acomodada.

La Luna o triada lunar es pues aquella la forma mental mas básica y cristalizada (muy poco flexible) y creadora, a su misma vez, de las singulares tendencias emocionales y reflejos físicos que suelen aparecer en la “raiz” de una muy temprana edad.

Es la realidad primaria o energía creada por las tendencias del pensamiento o mente mas temprana. 

La Luna es el reflejo inconsciente o primera impresión reactiva inherente en la forma física, de ahí la necesidad de que la conciencia, que reside dentro de este cuerpo lunar, se erija como la rectora de estas tendencias "lunares" o formas mentales inconscientes, ya que si no es así, se corre el peligro de “caer” en las inercias, desventajas, limitaciones y obstaculos de un "pasado" (karma) ya caduco.

En orden descendente (“del cielo a la tierra”) podemos decir que la luna no es la inteligente y amorosa energía constructora de equilibrio y belleza, esto pertenece al alma, tampoco es la poderosa fuerza activa de la pasión, algo que pertenece a los deseos de la personalidad, sino que el cuerpo lunar es mas bien aquel ultimo escalón, muy cercano a la Madre - Materia, aquella síntesis (reencarnación) en la forma que permite a los dos primeros (alma-personalidad) adquirir experiencia a través del mundo material.

Desde el aspecto mas impersonal no es importante que la Luna se muestre mas o menos positiva en un horóscopo, lo importante es que la conciencia superior entienda y acepte que la inteligencia inferior o instintiva de la Luna, sea cual sea su posición en el horóscopo, es el único medio del que dispone para manifestarse y experimentar en el mundo de las formas materiales.

Como sabemos lo mayor siempre incluye lo menor, y en este sentido, la inteligencia (menor-instintiva) simbolizada en la Luna, siempre debe estar regida o por la inteligencia mayor (con sus deseos) de la personalidad, o, si cabe por derecho evolutivo, por la inteligencia suprema (con su amoroso servicio altruista) del Alma.

Se suele decir que “la luna es la prisión del alma”, en el sentido de que ella es el símbolo de aquel “oscuro lugar” o recipiente material en el qué el alma ha reencarnado y con el qué está obligada a “lidiar” si quiere avanzar en el camino de la purificación a través de la materia.

La Luna, la madre de todas la formas, es el cuerpo (mental-emotivo-fisico) a través del cual la divina voluntad puede ser manifestada.







La Luna y su conciencia rectora

Cuando en una conciencia la cualidad de Rajas domina sobre la Sattvica, es claro que lo poderes lunares o Tamásicos estarán dirigidos por Raja o el poder del deseo activo. Sobre este tipo de conciencia con un poder tan centralizado o personal no vamos hacer referencia en este ultimo apartado, sino que solo vamos a centrarnos en aquel tipo de conciencia donde la cualidad Satwica o el poder de ejercer la armonía es la dominante “promesa” para el avance espiritual.

Para la astrología esotérica la esencia lunar esta regida fundamentalmente por la cualidad del IV Rayo de Armonía a través del Conflicto, ya que son las fuerzas lunares las que promueven el conflicto que derivará, si es bien solucionado, en una mayor armonia.

Alice Bailey en su esplendido libro Astrología Esotérica, concretamente al final del capitulo de Escorpión, nos dice:

La Luna ayuda a crear esas condiciones que conducen a la grandiosa transformación crítica del instinto en intelecto.
                                                                                             Alice Bailey - DK en A.E.

En este pequeña frase podemos entrever que las tendencias lunares son la oportunidad para que la conciencia superior pueda demostrar su poder para regir, transformar, dirigir, inhibir, comprender, aceptar, reajustar, razonar o integrar sus tendencias mas básicas a través de la luz del conocimiento. Es claro que en “el sendero que nos conduce al cielo” este es un paso muy necesario, porque sin la paz de los mundos inferiores, (paz lograda a través de la luz de la razón intelectual), uno no puede tener acceso a los mundos superiores a través de la luz de la intuición. Como ya hemos dicho mas de una vez, no se puede alcanzar el segundo escalón sin pasar por el primero.







La Luna velando a Vulcano, Neptuno o Urano


Como hemos dicho en el ultimo apartado, son las condiciones (creadas por la Luna) las causantes de evocar en la conciencia la necesidad de transformar para mejorar. En este sentido, y desde la astrología del Alma, en un horóscopo distinguimos tres tipos de Luna según sea en la conciencia la necesidad dominante:

  • 1. Luna o condiciones lunares que evocan en la Conciencia la necesidad de construir un cuerpo purificado como el fiel reflejo de un noble carácter.

Cuando esto ocurre la astrologia esoterica considera que la Luna esta velando a Vulcano. Es decir, las condiciones creadas por la luna amagan la oportunidad para que la conciencia que debe regir dichas condiciones tenga la necesidad de reconocer el poder de Vulcano, el “dios” forjador, aquel que trabaja con las fuerzas internas del denso cuerpo físico con el propósito de moldear un carácter divino.

  • 2. Luna que evoca en la Conciencia la necesidad de lograr la expresión del amor espiritual como reflejo de la paz en el corazón.

En este caso la Luna esta velando a Neptuno, las condiciones creadas evocan la necesidad de que la conciencia se centre en el significado que trae consigo “el dios de las aguas”. La necesidad de alcanzar “el silencio en el corazón” necesariamente pasa por comprender (pacificar) el cuerpo psiquico o emocional (plexo solar) de sensibilidad y expresión, y este proceso pertenece a Neptuno, “la fuerza del caballo”, o “el barco que surca el mar” en busca de su Ideal: el amor incluyente del corazón.

  • 3. Luna o condición lunar que evoca en la Conciencia la necesidad de aquietar la mente con la intención de “captar” la voluntad espiritual.

Cuando esto tercero ocurre la astrologia esoterica considera que la Luna esta velando (siendo regida) por Urano, “la mente cosmica”. Desactivar el exceso de mente propia necesariamente pasa por ser sensible a las ideas divinas. La mente solo puede percibir los mundos superiores cuando a silenciado su propio ego. Este es el poder de Urano, “el dios del cielo”: la intuición o razón divina capaz de materializar en los cuerpos lunares a su disposición el propósito espiritual.

Hacia el final de esta tercera etapa, donde lógicamente el estado evolutivo es muy avanzado, la inercias tamásicas o lunares ya están bajo el poder rector de la conciencia del Alma. En esta etapa la Luna se ha convertido en la herramienta perfecta para el servicio, el recipiente material o forma lunar es tan transparente que solo puede reflejar la luz del Alma. El Cuenco Dorado es el reflejo perfecto del Sol.

En está etapa se ha ascendido a otro escalón, donde la luz del intelecto deja paso a la luz de la intuición. Gracias a la mente intuitiva, el cerebro o cuerpo físico, es el fiel reflejo del propósito del alma.






Los 4 signos del zodiaco donde la Luna ejerce su poder

La luna, la madre de todas las formas tiene su exaltación en Tauro, el signo donde la la madre naturaleza exhibe la plenitud de sus exuberantes y sensuales formas.

La madre de todas las formas tiene su regencia exotérica en Cancer, el signo de la reencarnación, la sensible puerta a través de la cual las formas vienen a la manifestación. El apego a las formas vinculadas con las herencias, tradiciones o costumbres del pasado son la clave de la Luna en Cancer.

La madre de todas la formas tiene su regencia esotérica en Virgo, el signo que al reconocer, cuidar y alimentar el germen de conciencia divina que reside en el interior de toda forma está construyendo lo que será una forma superior. El calor de la tierra protege a la semilla. La Virgen Madre protege al Hijo.

La madre de todas las formas tiene su regencia jerárquica en Acuario, el signo donde las formas purificadas expresan el servicio altruista. Acuario es la expresión objetiva del trabajo subjetivo hecho por Virgo.







La Luna 
                                
La blanca luz de la noche, Isis, la vieja dama, la madre de todas las formas, la forma mental del recién nacido, el rincón del la infancia, la raíz-tradición, el reflejo del sol, la primera impresión, la diosa de la naturaleza, la inteligencia del instinto, la luz de la materia, el calor que acoge la semilla, el cuerpo Virgen, el utero, el canal para el agua de vida…


                ..... la Luna: aquellos tiempos lejanos que en el presente se sintetizan en el Cuenco, el lugar que acoge a la Conciencia que quiere experimentar al SER.
  









David C.M. (logos.astrologiaesoterica.@gmail.com)